Efecto Trump, cual es el impacto real en la economia mexicana

¿Está afectando a los empresarios? ¿Cómo?

Posted by Victor Salgado Febrero 26, 2017

Hoy a las 11:00 am recibí como de costumbre a uno de mis clientes más antiguos y queridos, Arístides. Arístides un tipo de unos 55 años tiene un gran negocio, Zafiro Software y su principal producto es un ERP bastante bueno. El tema del día era de seguimiento a varias estrategias que habíamos implementado tiempo atrás sobre como atraer a nuevos clientes. Pero la cosa no se estaba dando como habíamos pensado, no había nuevos clientes, había un montón de empresas que le habían dado el “SI” pero todavía no compraban, y al analizar por que, su respuesta me sorprendió pero poco. “Se están esperando”. “¿A que?” contesté yo, “Pues a ver como continua la cosa con Trump”

efecto trump La vaca de Schroedinger es una analogía del efecto Trump en México.

Sentí como pasaba por mi nuca un escalofrío como cuando el doctor te dice que algo esta mal con tus análisis. Y la razón de este escalofrío no es tan complicada de entender: en el momento en que los clientes de Zafiro se esperan a ver como va a estar la cosa, Zafiro tiene que esperarse para contratar más consultores, se tiene que esperar para comprar más servidores y se tiene que esperar para hacer las inversiones que tenga que hacer. En otras palabras se tiene que esperar para crecer.

Cómo resultado todos nos detenemos a esperar...

Esto por si sólo no es suficiente para que alguien se preocupe, el problema es que se esta volviendo (desde mi punto de vista) un tema generalizado, ya no es sólo Arístides el que esta esperando a crecer, son muchas empresas en México. El gran problema de la espera es que detiene esa cadena de inversiones que mantiene la economía saludable. La gente no será contratada en la magnitud que venia siendo contratada, las empresas harán solo las inversiones absolutamente necesarias para mantener su operación y no harán aquellas inversiones de riesgo planeadas para su crecimiento.

Por ejemplo una persona que vende tornos tendrá menores ventas, porque hay menos gente interesada en poner un nuevo negocio de torno o en crecer el que ya tiene, y esta menos interesada porque NO SABE LO QUE VA A PASAR. Como resultado el empresario de tornos tiene que dejar de comprar algunas cosas que normalmente compraba, digamos una camisa nueva, y el que vende camisas deja de vender la cantidad de camisas que vendía, y así la cadena continua hasta que nos afecta a la mayoría.

Lo peligroso de esta cadena es que se vuelve un circulo vicioso y podría terminar en una crisis de magnitud incalculable. Y todo porque NO SABEMOS LO QUE VA A PASAR. Porque aunque haya aquel pesimista que crea que Trump va a tumbar el tratado de libre comercio, habrá también aquel que crea que habrá nuevas oportunidades una vez que el tratado se re negocie así que nos puede ir mal, nos puede ir muy mal, pero también nos puede ir bien.

Pero el hecho de que nadie sepa que va a pasar hace que todos tomemos muchas precauciones, y si bien, esto es normal, también es la causa de que la cadena se detenga y como consecuencia la causa de que nos vaya mal! En otras palabras, esperarnos para ver si nos va mal, esta haciendo que nos vaya MAL. Lo más chistoso del asunto es que NO ha pasado nada en realidad que nos diga que nos irá mal, nada en concreto. Lo que si tenemos es un presidente Trump que así como dice una cosa dice otra y si bien nos tiene en la mira (a los mexicanos) también tiene en la mira a un montón de otros temas, no somos lo único en su agenda, y por más que pareciera que nos quiere liquidar esto simplemente no puede ser.

No hay manera (en la lógica de quien sea) en donde a Estados Unidos le convenga tener a un vecino en bancarrota. Si así ocurriera tendrían el triple de indocumentados en los siguientes años, todas aquellas personas al final de la cadena no tendrán otra opción más que cruzar el río o morir de hambre, no es difícil pensar que haría cualquiera de nosotros en esa situación.

donald trump y la empresa mexicana Acaso le conviene a Trump tener a un vecino en malas condiciones económicas

Nos estamos preparando para una época de vacas flacas, pero no sabemos si será realmente una época de vacas flacas, así como puede ser de vacas flacas pudiera también ser de vacas gordas. Si el dólar se dispara y el tratado de libre comercio se viene abajo, como quiera seríamos una excelente opción de manufactura para estados unidos, pagan pesos con dólares, lo que antes les costaba un dólar (a 15 pesos por dólar) hoy les puede costar 75 centavos de dólar, (20 pesos por dólar) entonces, aun y cuando hubiera un impuesto del 30% a los productos importados desde México los norteamericanos seguirían pagando más o menos lo mismo.

Aún suponiendo que el dólar no se disparara, comprar en México seguiría siendo, en muchos casos la mejor opción para la industria norteamericana. Seríamos más caros que ahora, pero no necesariamente la peor opción, tanto como para dejar de comprarnos. Y por lo tanto si acaso no tuviéramos las mismas ventas tendríamos más o menos los mismos resultados. En todo caso nosotros compraríamos menos cosas norteamericanas pues nos cuesta un 33% más, pero para ellos el aumento real sería de tan sólo un 5% más o menos. Y esto sólo afectaría la balanza comercial que quiere equilibrar Trump, en su contra. Así que realmente nadie puede saber como nos va a ir con una renegociación del tratado del libre comercio (que a mi juicio pudiera ser lo que más nos afecte como mexicanos, más aún que el muro).

En realidad, aunque todos pudiéramos pensar que será un año de vacas flacas, en realidad no lo sabemos, y tan no lo sabemos que las respuestas que los clientes le dan a Arístides no son un NO, no te voy a comprar, más bien son un, me voy a esperar a ver que pasa. Esto es lo más parecido al gato de Schrödinger.

Schrödinger era un físico alemán que en un afán de explicar el fenómeno en física cuántica en donde ciertas partículas (como un electrón) puede o no estar en un lugar en un momento definido, creo este experimento mental: En una caja encerró un gato, en dicha caja había un frasco con veneno, dicho veneno tenia un 50% de posibilidades de matar al gato. Mientras la caja no se abriera el gato podría estar muerto o estar vivo, y no lo sabríamos hasta que la caja se abriera y pudiéramos comprobar que el gato efectivamente estuviera muerto o vivo.

El argumentaba que el gato estaba muerto Y vivo al mismo tiempo. Ya se, no es fácil de entender (honestamente yo no lo entiendo a la perfección) pero el caso es similar a lo que ocurre con nuestra economía actualmente. Estamos en un momento en donde no sabemos si será un año de vacas flacas, o un año de vacas gordas. Podríamos hasta decir que la vaca esta flaca y esta gorda al mismo tiempo. Tenemos una vaca de Schrödinger en nuestra economía.

Esta es la mejor parte del asunto. Al ponernos en esta posición (de esperar), sin querer, estamos CREANDO nuestra propia vacas flaca. Estamos des acelerando nuestro crecimiento porque no sabemos que es lo que va a pasar, y esta desaceleración esta haciendo que sea más y más probable que nuestras vacas sean flacas, mi temor es que existe la posibilidad de que el tratado ni siquiera sea modificado, y el daño ya este hecho, y en ello TRUMP NO HAYA TENIDO NADA QUE VER, (directamente) todo lo hicimos nosotros mismos.

Al aferrarnos a nuestra posición de esperar estamos creando (sin querer) nuestas propias vacas flacas

Estamos prefiriendo la vaca flaca que la incertidumbre de saber realmente como será la vaca. Para explicarlo de otra manera, regresemos en el tiempo, a la secundaria o preparatoria, cuando tenias a ese amor de verano a quien le acababas de preguntar, quieres ser mi novia (en mi época así era) y su respuesta era… “NO SE, luego te digo”. No sabías si iba a ser tu novia o no iba a ser tu novia, al principio no pasaba nada, pero conforme pasaron los días y tu no tenías respuesta, te volvías loco. Tenias a la novia Schrödinger, existía la posibilidad de que te dijera que si, y fueras el hombre más feliz del mundo, pero también la posibilidad de que te dijera que no y fueras el más infeliz. En realidad, cuando te decían que no si eras infeliz pero no por tanto tiempo, al fin y al cabo ya sabías que con ella no era y buscabas otras posibilidades. PERO, en ese momento, en el que no te decía que si o que no, en el que lo que reinaba era la incertidumbre entonces realmente eras el más infeliz del mundo.

Era peor estar en la incertidumbre a escuchar el NO. La incertidumbre es el peor estado emocional (desde mi punto de vista) que puede tener cualquier persona, y esto puede ocasionar una cantidad de decisiones absurdas como por ejemplo en lugar de esperarte que te respondiera mejor tomabas tu solo la decisión y por los “tuyos” decías, sabes que, siempre no, mejor no somos ni novios ni nada.

Era tanto el estrés de no saber que preferías el no, a esperar por el posible si. A un chamaco de secundaria esto no le afecta gran cosa, pero a una economía, si. Creo que es el momento de sentarnos y en lugar de esperar lo peor o lo mejor, veamos que es lo que realmente puede pasar de una manera un poco más objetiva: Si el tratado de libre comercio se cancela, ¿Realmente cuantos impuestos tiene que poner Estados Unidos para que a esos clientes les convenga dejar de comprarnos?

Lo que busca Trump es impulsar la economía norteamericana, así que sería lógico pensar que pondría impuestos proteccionistas para que en lugar de comprar las cosas a México se hagan en Estados Unidos, pero la diferencia que causa el dólar y la diferencia que causa el valor de la mano de obra son TAN grandes que tendría que poner un impuesto en el orden de 3 dígitos para que pudiera funcionar, y esto a la postre no daría el resultado esperado.

No hay forma de que en el corto plazo las cosas que producimos acá se empiecen a producir allá, tendrían que invertir en maquinaria, capacitación etc una cantidad tan grande que sería imposible de lograr en poco tiempo.

Si se modifica el tratado se modificará en algunas partidas, y se hará de forma escalonada (por el tema del tiempo que se tardaría la transición), tan sólo para que la economía de EU no sufra y a la postre esto hará que la nuestra sufra mucho menos, e insisto, SI se modifica. Cosa que todavía esta por verse. No intento convencerte de que dejes de tener miedo a invertir o a hacer las inversiones que ya tenias planeadas, intento convencerte de que ahorita NO HAY VACAS FLACAS, y existe una posibilidad de que si las llegara a haber estas no serían de sopetón, serían poco a poco. Dándonos tiempo para buscar otros mercados y hacer las cosas diferentes.

También te estoy tratando de convencer de que si la cadena continua deteniéndose, tendremos por seguro años de vacas flacas, y Trump no sería el culpable seríamos nosotros mismos. Creo que la conclusión sería la misma a la que llegamos Arístides y yo, en lugar de detenernos a ver que pasa con Trump tenemos que empezar YA a hacer cosas diferentes, a buscar nuevos mercados, a buscar otro tipo de clientes, a ofrecer más y mejores soluciones aunque sacrifiquemos un poco el margen de utilidad, al menos en lo que “esperamos”, porque si la cadena se detiene, A TODOS NOS AFECTA.

Si decides dejar de hacer inversiones, estas siendo parte del problema, no te pido que corras riesgos innecesarios, te digo que pienses que en el peor de los casos tus ingresos se verán reducidos en un 10 % - 15 % y ahorita es el momento de hacer algo para que esto no te ocurra. ¿Como? ¡Invierte! busca otros mercados ahorita, no te esperes a ver que pasa, busca nuevos clientes ahorita, no después, convence a tu gente de que no se espere a ver que va a pasar, ¡Empieza a buscar otra novia!

Somos Experto En Pymes, consultores con garantía


¿Te gustó el artículo? ayúdanos a compartir: